Reglas básicas para el

CUIDADO DEL CALZADO

Limpieza:

Diariamente limpiar el polvo o residuos adheridos con un paño suave o esponja.

Mantenimiento: 

Para que el cuero esté en buenas condiciones de aspecto y conservación, embetunarlos al menos una vez por semana. En cuero brillante se recomienda el uso de betún o crema en cuero graso se recomienda usar aceite o crema.

Ventilación:

Dejar ventilar los zapatos o botas al terminar la jornada de trabajo, de ser posible dejarlos en áreas abiertas

Evitar la Humedad:

Mantener siempre seco el interior del calzado evita infecciones, hongos y bacterias. Si el calzado tiene plantilla removible se debe secar y colocarse nuevamente; de ser posible utilice talco